Rate this post

Uno de los deseos más perseguidos y soñados en el mundo de la belleza capilar es lograr un cabello más fuerte, con más volumen y más grosor. Y es precisamente en este tema en el que nos vamos a centrar en nuestra post de hoy. Porque sino tratamos, nutrimos y enriquecemos  nuestro cabello adecuadamente no habrá forma de gobernarlo y será él, el que nos domine a nosotros.

Existen múltiples y diversos factores que provocan que el cabello vaya perdiendo volumen con el tiempo, tales como la edad, nuestra alimentación, estilo de vida y/o el estrés. Empezando por este último factor, el estrés puede llegar a afectar de forma muy directa a nuestro cabello. Lo más recomendable en estos casos es un buen descanso y mimarse a uno mismo, así como llevar una alimentación en la que predominen las vitaminas del grupo B, proteínas, cereales de grano completo,…

Otro de los factores a destacar en el cambio de grosor del cabello es el cambio hormonal. No sólo afecta a nuestra piel o nuestro peso corporal, sino también al cabello momentos como el embarazo o desequilibrios en el tiroides. Tendremos que observar bien si notamos o experimentamos un cambio brusco en el pelo y consultar con nuestro médico ante cualquier duda o anomalía observada.

En cuanto a qué productos podríamos utilizar para conseguir un pelo más grueso, nos encontramos a día de hoy en el mercado con una gran variedad de champús que han mejorado sus fórmulas para tal fin. Los ideales son aquellos que además de aportarnos una buena nutrición nos ayuden a eliminar el exceso de grasa y no lo apelmacen de forma que quede limpio y suelto. En el momento del cepillado, elige a ser posible cepillos de cerámica y secadores iónicos, ya que te ayudarán a alisar de forma más óptima tu cabello y evitar el encrespamiento.

No te olvides de seguir y llevar a cabo una buena alimentación. Ésta debe ser muy sencilla pero altamente nutritiva. como ya dijimos en líneas anteriores rica en proteínas, verduras de hoja, cereales,…

También debes prestar atención a tu corte de pelo. Evita si es posible llevarlo demasiado largo, ya que se verá, aunque  no lo creas, una melena con poca densidad. Lo ideal sería llevarlo más corto y con capas, ya que con esto conseguirás un efecto más denso y con más volumen. Y en cuanto al color que elijas, procura huir de los tonos que sean uniformes. Puedes decantarte por la combinación entre tonos, unas mechas o bien unos reflejos que te darán más luminosidad y profundidad en el cabello.